Conseguir que los niños no se quiten las gafas

Conseguir que los niños no se quiten las gafas

Hola! En este post quiero hablaros sobre  la importancia de que no desistáis en proteger los ojos de los más pequeños.

Muchas veces nos comentáis que no les ponéis gafas porque no se dejan, que se las quitan. Pues desde mi experiencia puedo decir que con un poco de paciencia y algún truquillo se acostumbrarán en seguida sobretodo si la lente es buena.

Es verdad que al principio la primera reacción es sacarse “esa cosa” que mamá o papá me han puesto en la cara y que me molesta! Pero insistiendo un poco en seguida entienden, son niños pero no tontos!

Suelo fijarme mucho por la calle y a menudo veo familias en las que los papás van con gafas y el pequeño va haciendo gañotas en el cochecito. A su manera ya se están haciendo entender. Muchos entonces tiran de gorra pero entonces no se tienen en cuentan los rayos que vienen reflejados del suelo y que tanto molestan.

julbo-niños-sky

El pasado fin de semana nos fuimos a skiar, y la pequeña de la familia se quedo unas cuantas horas esperando a que su hermana mayor acabara. Tiene 11 meses y ya se ha lanzado a caminar aunque muchas veces reclama tu mano para ir más segura.

Así que caminamos, nos sentamos a tocar la nieve, comimos, dormimos. Hasta nos lanzamos a tirarla en trineo con su padre y su hermana, como se reía. Brillaba un sol espléndido sin apenas una nube. La nieve reflejaba todos los rayos así que era imposible aguantar sin gafas, al menos aguantar sin acabar con dolor de cabeza de tanto fruncir ceño! Así que en seguida saqué del bolso las mini gafas para la enana y flas! De golpe se las sacó. Insisto. Otra vez, fuera gafas!

julbo-kids

Ahí va lo que hice. Se las puse, y antes de que pudiera sacárselas le cogí las dos manitas y nos fuimos a caminar. Y como caminar le gusta más que sacarse las gafas, al cabo de cuatro pasitos ya se había olvidado de las gafas o entendido que, caray! se ve mejor!

Os prometo que ya no se las sacó en todo el día. Y yo tranquila! Hice la prueba de ver a través de sus lentes, y con una buena lente  con un buen filtro y con antireflejante por la cara interna todo se veía mucho más definido y contrastado, un gustazo! Así que no lo dudéis y no penséis en “yo nunca llevé y no me ha pasado nada”. El sol ahora produce mucho más daño que antes. Así que si queremos estar seguros de que les estamos dando una buena salud ocular no podemos prescindir de unas gafas también para ellos

gafas-sol-niños